13 dic. 2013

El Cha, cha, cha...

Entre el swing de los años treinta y el rock de los años setenta, han surgido una cantidad de canciones, ritmos e interpretes increíbles. Pasando por el rock and roll, el Madison, el Twist, el Baión, las Baladas, los Boleros, las Big Bands, el Soul y muchos más.

En la década de los cincuenta, creo que a mediados de diciembre de 1953/4, por este lado del mundo(Centro y Sur América), apareció un ritmo cadencioso y sensual, su compás obligaba al cuerpo a llevar su métrica.
Lo creó el músico cubano Enrique Jorrín, a quien le bastó agregar a su idea, una pizca de danzón y un poquito de son, más un ingrediente muy personal; el susurro de su violín.

Cuando le preguntaron que era este nuevo estilo de música, Jorrín sólo atinó decir: "Mambo-rumba".

El primer disco que se grabó con este nuevo estilo fue: "La engañadora", una canción que surge de una situación vivida por Enrique Jorrín.

El escritor y periodista colombiano José Arteaga en su libro "Música del caribe", cuenta que un día en que Jorrín se paseaba por la Habana, vio a una hermosa y exuberante muchacha que caminaba con un contorneado paso por una popular calle llamada Infanta, allá por 1950. Un muchacho la mira, se arrodilla, y le lanza un piropo. Ella lo mira con desprecio y sigue su camino. El muchacho se levanta y le grita: "Bah, tanto cuento y cuando vienes a ver, es de goma". Esa situación inspiró a Enrique Jorrín a crear "La Engañadora".



Enrique Jorrín después de este exitoso disco 78 rpm grabado en 1953, necesita darle un nombre definitivo a este ritmo y este llega en una forma natural, como suelen surgir las grandes ideas. Una noche en el famoso club nocturno Tropicana de la Habana, los miembros de la orquesta pusieron atención al sonido que hacían los bailarines para marcar el ritmo de lo que ellos habían llamado "Mambo rumba".

Este sonido que producía el roce de los zapatos con el piso sonaba como shas,shas,shas. Y en un momento, y todos de acuerdo, comenzaron a apoyar al cantante con la onomatopeya; cha, cha, cha. Y así queda registrado en la historia d ela música latina, el nombre de este nuevo ritmo...El Cha, cha, cha, que rápidamente inunda el mercado latino.

Acá en Chile hubo grandes orquesta que le dieron al cha, cha.cha, en ausencia del violín y las flautas, un toque distinto, un sonido más internacional.

.Ritmo y Juventud, La Huambaly y Los Peniques ( de esta agrupación surgió en 1958 la orquesta Ritmo y Juventud) fueron grandes exponentes del Cha.cha, cha.








No hay comentarios:

Publicar un comentario